top of page

¿Cómo fue mi embarazo?

!Hola amores! Espero estén muy bien. Hoy paso por acá para contarles un poco acerca de mi experiencia con el embarazo y cómo lo viví...



Ser mamá por mucho tiempo no estuvo entre mis prioridades, lo fui postergando durante todo mi matrimonio, hasta que esa chispa fue activándose en mí, luego de 7 años. Y fue ahí en plena pandemia, cuando tomamos la decisión y dijimos: “este es el momento”.

Sí lo sé, un poco arriesgado. Decidir ser padres en plena pandemia mundial. Pero bueno fue ahí cuando nos dimos cuenta de que era el momento. Siempre pensé que el día que decidiera estar embarazada, debía ser cuando me sintiera mejor conmigo y con mi cuerpo y eso estaba pasando.



En plena pandemia, Octubre del 2020 quedé embarazada. Lo que no contaba era con que los gimnasios iban a mantenerse cerrados y no iba a poder llevar el embarazo de la manera en la que yo quería, ni tampoco con qué estaría repleta de trabajo tratando de salvar vidas en una terapia intensiva.


En ese momento fue cuando tomé la decisión: “voy a desarrollar un estilo de entrenamiento que pueda realizar desde casa, que sea respetuoso con mi embarazo y que me ayude a recuperarme más rápido luego de tener a mi bebé”, siendo Kinesióloga por suerte tenía los conocimientos para hacerlo.

Así poco a poco fui creando mi propia receta, mi metodología. Basándome en las nuevas actualizaciones existentes y en los estudios científicos que la ciencia nos regala.

Cuando me enteré de que estaba embarazada tenía 6 semanas y no fue hasta la semana 10 que pude comenzar a entrenar, ya que me sentía muy débil (la razón de esto la explico en mi guía gratuita de entrenamiento prenatal).

De ahí en adelante todo fue magia. Me sentía cada vez mejor. Ejercitaba al rededor de 5 días por semana, aproximadamente 35 minutos. Y sí, sin que me quede nada por dentro les digo, que maravilloso embarazo viví, tanto que no quería dejar de estar embarazada.

Mi bebé nació a las 39 semanas y 5 días y yo me sentía espléndida, hice todo mi entrenamiento al pie de la letra hasta la semana 38 cuando comencé a prepararme para el parto.

Mi preparación estuvo llena de ejercicios de encajamiento, consciencia corporal, técnicas de contacto con mi esposo, respiraciones y técnicas de pujo (las que han llegado hasta esta etapa conmigo saben que les brinda un empoderamiento y preparación para el momento del parto inigualable).

Prepararme para el parto fue lo mejor que pudo suceder, pero eso ya lo dejo para un próximo blog. Solo les diré que mi parto fue magnifico y volvería a elegir parto vaginal una y mil veces mas.


Me encantó compartir esta pequeña historia personal con ustedes.

Me despido. Hasta un próximo encuentro.


Las quiero,

Marydendritas.

61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page